• Fr. Anselmo Maliaño

Una reforma a la educación sigue siendo el mayor reto actual


Una reforma a la educación sigue siendo el mayor reto actual

Fr. Anselmo Maliaño Téllez OFM

El proceso de enseñanza-aprendizaje en la juventud de nuestros pueblos centroamericanos, es clave para el futuro de la misma sociedad…

Este paradigma se ha abandonado poco a poco, si analizamos las estadísticas educativas de la región centroamericana, los resultados son alarmantes y nos damos cuenta fácilmente de las debilidades y del deterioro que hay en el sistema educativo estatal, que no invierte lo suficiente en la educación, entre otros aspectos. Lamentablemente nuestros países caracterizados por un Estado con un largo historial de corrupción y un modelo político sustentado en la desigualdad y la impunidad que atentan contra los derechos humanos.

El problema no solo es la ineficiencia estatal de algunos países –políticos inescrupulosos- que no destinan un presupuesto convincente a la educación, sino la falta de una verdadera reforma educativa, entre otros, dejando que predomine un método pedagógico obsoleto que como consecuencia permite la deserción escolar, la migración y la pobreza.

Hay otros puntos cuestionables, sin embargo, el problema de la deserción escolar y la falta de espacios para el trabajo –aumento de la pobreza- y los bajos ingresos económicos de las familias, empujan a la juventud a las drogas, el crimen y a organizarse en pandillas juveniles. Ciertamente, todos estos aspectos amenazan el proceso de la educación y el desarrollo social y en consecuencia el futuro de la juventud.

En realidad, el problema educativo es mucho más complejo, las estadísticas arrojan cada vez más, pésimos resultados y esto implica seriamente un desafío mayor como la necesidad del cambio. Sin embargo, el sector educativo privado o semiprivado también enfrenta este grave dilema y en este contexto la enseñanza que se brinda en los colegios franciscanos no está exenta de esta realidad y de las dificultades señaladas.

Para la misma Provincia franciscana el tema de la educación es complejo, en sus trece centros educativos, resulta fundamental analizar las exigencias culturales para la evangelización y estimular el cambio no solo para cuidar los recursos sino para invertir en ofrecer otros servicios educativos de calidad. Sin embargo, es necesario también encontrar una alternativa para invertir en la creación de un centro de innovación y tecnología de carácter académico superior, un ámbito donde se ve que es fundamental apostar para una mejor calidad educativa, en principio, adecuada a la realidad, pero que genere el deseo de alcanzar otros niveles de desarrollo integral importantes para la misma juventud emprendedora.

Hacia un mayor esfuerzo para no quedarse rezagados

Revisando los Estatutos Peculiares y Propios de las Instancias de Animación Provincial[1], dialogando con algunos frailes directores, y sobre todo de personas expertas en el tema de la educación, consideran dos aspectos importantes: uno que se debe enfocar en trazar estrategias para aumentar la educación de calidad y reducir esa baja calidad educativa.

Segundo aspecto importante, ésta debe de ser una “educación transformadora”, por tanto, para este ejercicio pedagógico es necesaria una reforma educativa que priorice un modelo innovador… y me he dado cuenta de que este prototipo requiere grandes esfuerzos que conllevan cambios profundos de actitudes, cambios estructurales y un liderazgo pedagógico – equipo de trabajo- que lleve a la práctica todas las propuestas teóricas del modelo, si bien es cierto, en la educación se han logrado avances, pero todavía seguimos enfrentando muchos retos y desafíos en el nivel educativo, sobre todo virtual.

En las instituciones educativas franciscanas[2] existe un programa necesario en este proceso en donde se enfocan en aspectos puntuales de la enseñanza aprendizaje. Sin embargo, sigue abierta la invitación a desarrollar una visión antropológica franciscana, la cual es y debería de ser un factor fundamental para generar una visión y un pensamiento diferente en los jóvenes, aportando finalmente otras oportunidades con la búsqueda de ponerle un alto a las amenazas del medio ambiente y de la pobreza inhumana a la que nos vemos sometidos.

Los jóvenes tendrán la capacidad de definir no solo teóricamente los problemas de la sociedad cambiante, sino de proponer cambios adecuados con el objetivo de lograr un trabajo en conjunto y una participación más democrática. Estas propuestas colectivas se convierten en oportunidades y en acciones continuas que impactan en una educación integral.

Además, esta tarea educativa contribuye a la evangelización, valorando la dignidad de la vida en medio de estos pueblos amenazados por el flagelo de la violencia y la corrupción, sin olvidar, la práctica del diálogo, la restauración de la justicia y la paz, de la libertad entre otros valores que son de carácter evangélicos y franciscanos.

A pesar de todas estas dificultades que se plantean y otras más que son consecuencias de la misma problemática, es urgente garantizar un proceso de cambio en la enseñanza – aprendizaje y de eco-espiritualidad desde el carisma franciscano. Como entidad franciscana comprometida con la educación[3] y con una larga trayectoria desde tiempos en que los misioneros apostaron por este apostolado.

Continuamos con esta deuda educativa, no se puede ser un simple espectador, es necesario no solo constatar estos cambios, sino enfrentar los desafíos como: la falta de oportunidades tecnológicas para responder a los cambios, y la urgencia de una revalorización sobre todo, con aquellos que más necesitan de una educación integral, que les ayude a prosperar en la vida y por ello se debe apostar en el futuro por una educación superior universitaria.

Ciertamente, esta es una utopía, un sueño y consciente de ello, quizás una pesadilla. Sin embargo, se debe de trabajar en dar pistas de solución a esta crisis educativa, este esfuerzo debe contar con la contribución de las autoridades de la Provincia y de los directores de las mismas instituciones educativas en el deseo de ser más responsables y emprendedores, de seguir apoyando todo pequeño esfuerzo que surge y apuntar hacia otros espacios mayores divididos en: especialización de frailes que asuman el rol de la institución y como fraternidad[4] sus compromisos educativos –gestión educativa-; elaboración de estadísticas para tener otras lecturas, por ejemplo, en términos de transparencia y Derechos humanos, profundizar en un análisis de sus instituciones; seguimiento e implementación de auditorias que hagan un análisis de los costos-beneficios para una mejor eficiencia del gasto económico del presupuesto interno establecido y que modifiquen el modelo de “negocio” educativo, planes y cambios en la infraestructura; de inversión y estudios en áreas débiles, especialmente la calidad docente que implica otras dimensiones: derechos y deberes laborales, capacitación laboral y preparación tecnológica, equidad de género, reevaluación pedagógica y mayor innovación digital en el sistema educativo. También es necesario priorizar otros modelos de proyectos como la pastoral juvenil vocacional, JPIC, pastoral de cultura y deportes, encuentro juveniles, encuentro de docentes y de exalumnos.

Como he señalado, algunos de estos esfuerzos llevados a la práctica ha permitido que la educación franciscana promueva nuevas habilidades pedagógicas con propuestas concretas que motiven a los jóvenes a presentar proyectos innovadores que aporten al futuro con enseñanza de calidad y se brinden mejores servicios educativos de carácter innovador.

Importancia de promover la competitividad educativa

En la Visita canónica realizada en el 2017, por el M.R.P. Fr. Edwin Alvarado, animó a seguir reconociendo estos esfuerzos que permiten revitalizar una educación integral, atreviéndonos a lograr más para no quedarnos rezagados y generar un bien común, fomentando a través de las becas la inclusión de los más pobres, la cultura, el deporte, las artes[5], la literatura y los idiomas. Así mismo, el Provincial invitó a seguir trabajando en equipo o trabajo colectivo para garantizar una educación integral de alta calidad.

Y sin embargo, para lograr todo esto, la clave está en promover a nivel de la Provincia una mejor organización de la pastoral educativa (parroquia y centro educativo), una entidad que supervise a lo interno y externo y una mayor participación de laicos profesionales (comunidad educativa[6]) con el interés de mejorar las actuales estructuras educativas –proyecto común- y trabajo en red que implemente sinergia. Es necesario un verdadero debate educativo para tomar medidas y decisiones importantes, inclusive para realizar una mayor inversión en la educación superior. Es sin temor a equivocarme, urgente dar este paso con coraje y valentía evangélica, que logre resolver en parte la crisis en la que estamos inmersos y uno de los retos más importantes para erradicar así las debilidades y obstáculos que frenan el desarrollo educativo.

Podríamos decir con gratitud, que Misión central y otras instituciones internacionales ha sido una fuente de financiamiento que ayuda a mantener nuestro compromiso educativo, sobre todo en aquellas áreas de las regiones más pobres, y, sin embargo, la pobreza ha ido generalizándose y cada vez, es una educación de los estratos con ciertas posibilidades en detrimento de los más pobres. En este sentido estamos obligados a brindar una enseñanza que de buenos resultados más allá de un cierto prestigio institucional y para ello se requiere un trabajo en equipo que monitoreen las acciones de un nuevo modelo educativo junto con los padres de familia.

Es importante saber que los religiosos[7], los directores y los equipos educativos están priorizando y además garantizando en esta tarea dinámica de la educación un proceso que genere en la juventud mayor compromiso y capacidad para ofrecer[8] otras estrategias educativas, congruente con las realidades que vivimos para seguir avanzando decididamente en el desarrollo y promoción de la educación integral.

Esto es, el éxito o el desarrollo no están solamente en alcanzar lo planeado, sino en vencer aquello que nos impide realizar una educación integral con los valores humanos, cristianos y franciscanos. Promover y defender esos valores fundamentales ¿Cómo evitar eso que nos está robando la sociedad del consumo o todo aquello que nos “roba el tiempo”?

Todo esto se juzga a través de los medios de comunicación social, sin embargo, a pesar de muchos obstáculos perceptibles y otros poco visibles, se han ido invirtiendo ciertos criterios particulares que también implican adaptarse a estas estrategias -ejes estratégicos- de renovación y enfoques más sostenibles e innovadores y de trabajo en equipo o trabajo colectivo en donde se puede ver el deseo compartido de un enfoque más integral de la educación.

Hacia un cambio definitivo y esperanzador

Al respecto, el Papa Francisco en su Encíclica “Laudato si”, ha dado un giro inesperado en la educación tan necesario en la sociedad actual. El Papa advierte la necesidad de recuperar la evangelización en el acontecer pedagógico para que influya en todos los ámbitos de la vida, y poco a poco ha ganado mucha aceptación, sobre todo en la búsqueda de estrategias educativas y nuevas oportunidades de ver en la juventud un crecimiento y un cambio, y esto implica también a los agentes educativos (docentes y familiares) que intervienen en el proceso de maduración y compromiso social y que sin duda alguna contribuyen a una educación integral.

De hecho, el Ministro provincial Fr. Edwin Alvarado, al escuchar a los directores de colegios a nivel provincial, destaca que hay avances importantes y esto permite que haya un ambiente propicio para la innovación y digitalización, asumir el riesgo por ejemplo de la economía que es vulnerable, y desarrollar otras prácticas y programas educativos aprovechando todo el desarrollo tecnológico actual. Esta transformación está generando como consecuencia una práctica educativa novedosa, sin embargo, los resultados no están a la vista por falta de un plan de acción en red, la falta de estructura de animación de la pastoral[9] y de lineamientos importantes para cambiar de rumbo y de modelo educativo.

Y finalmente, frente a la situación actual del sistema educativo, los análisis y resultados que los medios de comunicación hacen, nos deberían de llevar a tomar conciencia de que la innovación, cobertura y calidad educativa desde el ámbito del redimensionamiento es necesaria e imprescindible…

Citas

[1] Comisión de Pastoral Educativa, pp. 23-26.

[2] La Orden Franciscana cuenta con una Comisión internacional de Pastoral educativa, que ha realizado varios Congresos, de donde han salido propuestas originales, como por ejemplo: un proyecto de formación a distancia para docentes.

[3] Una educación, además, que cuestione si los Centros educativos están o no sirviendo a esta sociedad y, de una manera especial, a los más pobres en sus aspectos culturales, sociales, familiares, religiosos y económicos. Cf. Id y Enseñad, Directrices generales para la Educación Franciscana, Roma, 2009, p. 18.

[4] La fraternidad es el lugar propicio y vital de la educación. A su alrededor giran los valores del encuentro, de la acogida, del dialogo, del respeto a la diversidad, de la igualdad fundamental, de la corresponsabilidad, la familiaridad, la confianza, la alegría, el optimismo, la paz y el perdón. Cf. Id y Enseñad, Directrices generales para la Educación Franciscana, Roma, 2009, p. 25.

[5] Cultivar, con particular dedicación, el arte de la música, la pintura, la escultura, la poesía, la danza y el teatro como medios didácticos para transmitir los valores humanos, cristianos y franciscanos, en un contexto multicultural y plurireligioso. Cf. Id y Enseñad, Directrices generales para la Educación Franciscana, Roma, 2009, pp. 36-37.

[6] Las Instituciones educativas franciscanas deben también orientar sus mejores esfuerzos a la formación de la Comunidad educativa. Una comunidad que sea capaz de promover un clima de mutua aceptación y respeto, favorecer la participación activa de los diversos agentes o sujetos de la educación, compartir las responsabilidades, valorar las personas y los roles y asumir los cargos como un servicio. Cf. Id y Enseñad, Directrices generales para la Educación Franciscana, Roma, 2009, p. 43.

[7] Es importante, además, que los religiosos, teniendo presente el principio de subsidiariedad, superen la tentación de asumir exclusivamente las tareas administrativas. De incurrir en ella, podrían poner en riesgo su compromiso eminentemente misionero y también debilitar la fe de la comunidad educativa. Cf. Id y Enseñad, Directrices generales para la Educación Franciscana, Roma, 2009, p. 45.

[8] Las asociaciones de las familias, por su parte, tienen como principal tarea la consecución de los objetivos trazados en el proyecto educativo institucional. Ellas se constituyen en Asociaciones sin fines de lucro y de acuerdo con la legislación vigente de cada país. Cf. Id y Enseñad, Directrices generales para la Educación Franciscana, Roma, 2009, p. 47.

[9] La animación de la Pastoral en los Centros educativos, por su parte, se inscribe dentro de la misión evangelizadora de cada Entidad y hace parte del Secretariado provincial para la evangelización. Cf. Id y Enseñad, Directrices generales para la Educación Franciscana, Roma, 2009, p. 53.

#FrayAnselmo

Capilla de Noche
Profesión
Renovación de Votos
Frailes Estudiantes
Renovación de Votos
Eucaristia
Frailes
Tierra Santa
Reunión
Guardianes
Capitulo
Capilla Santo Hermano Pedro
Cumpleaños
San Francisco El Grande
Monte San Francisco
Monte San Francisco
Virgen del Socorro
Guardianes
Provincial
Sendero
Interior Capilla
  • Blanca Facebook Icono
  • Twitter Icono blanco
  • Blanco Icono de Instagram
Sobre Nosotros

El 6 de Junio de 1987 la Orden, bajo la autoridad de Fr. Jon Vaugh, Ministro General, erigió como Provincia nuestra entidad que siguió rigiéndose por los documentos elaborados durante la Vicaría. La Provincia inicia bajo el gobierno elegido el año anterior y cuenta con 360 hermanos entre ellos 155 hermanos de profesión solemne y un obispo, distribuidos en 50 fraternidades, destacando el trabajo parroquial, pero en vistas a abrir caminos en fraternidades insertas en medios populares y zonas de conflicto.

 

© 2017 por Fr. Henri Morales. Curia Provincial, Frailes Franciscanos.