• Fr. Rene Flores

Cántico del Hermano Sol


CÁNTICO DEL HERMANO SOL

ALABANZAS DE LAS CRIATURAS.

Fr. René Flores

Uno de los escritos más cercanos al corazón de Francisco de Asís, es este poema y cántico de las criaturas. En la familia franciscana muy poco nos acercamos al texto de este cántico, muy poco lo oramos, muy poco lo reflexionamos y poco nos ha inspirado una manera de estar en el mundo de manera hermanable y responsable con la creación. Acerquémonos al cántico reflexionando un poco sobre su propuesta cristiana-franciscana.

Cántico de las criaturas.

1 Altísimo, omnipotente, buen Señor, tuyas son las alabanzas, la gloria y el honor y toda bendición.

2 A ti solo, Altísimo, corresponden, y ningún hombre es digno de hacer de ti mención.

3 Loado seas, mi Señor, con todas tus criaturas, especialmente el señor hermano sol, cual es día, y por el cual nos alumbras.

4 Y él es bello y radiante con gran esplendor, de ti, Altísimo, lleva significación.

5 Loado seas, mi Señor, por la hermana luna y las estrellas, en el cielo las has formado luminosas y preciosas y bellas.

6 Loado seas, mi Señor, por el hermano viento, y por el aire y el nublado y el sereno y todo tiempo, por el cual a tus criaturas das sustento.

7 Loado seas, mi Señor, por la hermana agua, la cual es muy útil y humilde y preciosa y casta.

8 Loado seas, mi Señor, por el hermano fuego, por el cual alumbras la noche, y él es bello y alegre y robusto y fuerte.

9 Loado seas, mi Señor, por nuestra hermana la madre tierra, la cual nos sustenta y gobierna, y produce diversos frutos con coloridas flores y hierba.

10 Loado seas, mi Señor, por aquellos que perdonan por tu amor, y soportan enfermedad y tribulación.

11 Bienaventurados aquellos que las soporten en paz, porque por ti, Altísimo, coronados serán.

12 Loado seas, mi Señor, por nuestra hermana la muerte corporal, de la cual ningún hombre viviente puede escapar.

13 ¡Ay de aquellos que mueran en pecado mortal!: bienaventurados aquellos a quienes encuentre en tu santísima voluntad, porque la muerte segunda no les hará mal.

14 Load y bendecid a mi Señor, y dadle gracias y servidle con gran humildad.

Un breve contexto de esta poesía y alabanza.

El CÁNTICO AL HERMANO SOL, escrito en lengua vulgar italiana, es considerado una joya dentro de la cultura italiana, al mismo tiempo de la literatura cristiana. Se le ubica su composición, entre 1224 con la experiencia de los “estigmas” y su muerte 1226 (LP 83). El contexto que acompañó a Francisco en estas fechas fue de enfermedad, soledad, tribulación existencial y mística. El cántico se encuentra en un manuscrito antiguo de 1279, conocido como el “Códice de Asís 338”.

Otros acontecimiento de este tiempo es el hecho de la aprobación de la Regla “bulada”, que fue fruto de un proceso de consensos y tensiones en la fraternidad; de igual manera está el Testamento donde expresa su voluntad más firme para con sus hermanos, del ser y hacer de la fraternidad. En todo este contexto se desarrolla la elaboración de este Cántico; uno de los contextos que movió a escribir un párrafo de esta alabanza fue el hecho de provocar la reconciliación entre la autoridad eclesiástica y la autoridad civil (LP 84; EP 101). De igual manera el último contexto del Cántico, surge alrededor de su muerte, donde añade a la alabanza ya elaborada el de la “hermana muerte” (LP 7; 1C 109; EP 123).

“Parece, pues, imposible comprender este Cántico sin relacionarlo directamente con la experiencia profunda de Francisco, con su áspero sufrimiento, con su paciencia heroica, con su combate cotidiano por los valores evangélicos, con su gozo sobrenatural, con su existencia íntima, en una palabra, con Cristo. Este Cántico brota de las profundidades de una existencia. Es su culmen y, sin duda, su más alta expresión” (Éloi L. "Cántico del Hermano Sol o Cántico de las Criaturas, de san Francisco de Asís”).

Tanto para Paolazzi, como para otros autores, el Cántico muestra un sentido total de alabanza, es decir, un género propio de la oración y la liturgia, “El Cántico, por lo tanto, está pensado como una gran “acción litúrgica”, en la cual la creación entera se asocia con el hombre para elevar la alabanza al Creador” (Carlos P. Escritos. Edición Crítica).

¿Cuánto tardo Francisco en componer el cántico de las criaturas; Cuanto tiempo lo llevó en su corazón?; de lo que podemos decir es que el Cántico es expresión del camino de su vida de todo lo que había experimentado, del modo de relacionarse con los otros, de cómo se ubicó ante la creación: “Francisco es el poema que el mismo es, eso es el Cántico, el Cántico es el mismo Francisco” (Victor H. de Miguel, Apuntes de clases en la ESEF 2018).

Un acercamiento al análisis del Cántico:

• Primera parte: el sentido del Cántico, 1-2.

Como ya se decía en el contexto, ésta es un género de alabanza a Dios que parte del modelo bíblico litúrgico, el cual era una de las fuentes de inspiración y oración de Francisco. Esta alabanza tiene sus peculiaridades originales que nacen del corazón de ese “trovador” del gran Señor.

Altísimo, es la manera primera de referirse a Dios, para Francisco “altus-altissimus” tiene el sentido que en latín significa: alto, elevado, grande, y al mismo tiempo se usa para decir, profundo y hondo (referido a la profundidad de un muro). Esto pone el calificativo a Dios de “alto y hondo”, que es inalcanzable y al mismo tiempo está dentro de la tierra en lo más hondo de la misma realidad. “La comunión franciscana con la naturaleza, efectivamente, es, en primer lugar, la expresión de un profundo despojo de sí. Frente al Altísimo, del que «ningún hombre es digno de hacer mención», Francisco se coloca deliberadamente al lado de las criaturas; toma lugar entre ellas y fraterniza con las más humildes” (Éloi L. "Cántico del Hermano Sol o Cántico de las Criaturas, de san Francisco de Asís”).

Esta expresión literaria de “Altísimo”, se une con el otro calificativo de “omnipotente y buen Señor”, que apuntan a una relación horizontal con los seres vivientes y el mundo, la creación. Es un Dios bondadoso, una categoría que Francisco mantendrá aún con las dificultades y enfermedades en su misma vida. Es entrar en una alabanza que surge de la creatura que está en la realidad y que se realiza al retribuirle al Señor toda las “alabanza, la gloria y el honor y toda bendición”.

• Segunda parte: la alabanza con las creaturas, 3-9.

“Cun tucte le tue creature”, la palabra “creature”, no existe en el latín clásico, sí existe crear, creador, creación; Francisco evita la abstracción, por eso canta a las creaturas no a la creación, lo que tiene vida, lo que existe, lo concreto. Esto es propio de la espiritualidad de Francisco, siempre partir y volver a lo concreto, a lo sensible. En este sentido hay que resaltar otro aspecto de la alabanza, que es el de “cum”, a través de tus creaturas, junto a las creaturas, esto significa que en esta alabanza se resalta la igualdad y concreción con las criaturas, es desde la singularidad de cada una que se puede alabar a su Creador, así lo va cantar en los siguientes versos del Cántico.

“El Señor hermano sol…de ti, Altísimo, lleva significación”, el sol refleja a Dios, en sus categorías de Señor y de hermano, es decir, en su sentido de trascendencia junto con la cercanía fraterna. Los otros calificativos son “bello y radiante con gran esplendor”, Francisco estando ciego quiere transmitir su optimismo en la vida misma, porque experimenta a Dios como bello y radiante aun en medio de las dificultades y tribulaciones que vive.

“La hermana luna y las estrellas”, son como hermanas; preciosas, “pretiosus” desde el latín significa el precio de lo que no se puede obtener, ser de gran valor, no se puede pagar. Esto va para toda la creación: la vida no tiene precio, es de un gran valor. Francisco es el que no posee, el que se despoja, por eso puede contemplar el propio precio de las creaturas, su valor profundo y mistérico que no puede comercializarse.

“el hermano viento y por el aire…a tus criaturas das sustento”, es todo tipo de climas los que hacen la armonía en la tierra, lo que hace que lleguen las cosechas con cada estación, sin violentar el sentido fraterno de la creación, el ritmo de la tierra con todos los que la habitan.

“La hermana agua”, esta hermana es totalmente vital, sin ella no hay vida en el planeta que habitamos, por tanto es tan “útil” y “humilde” en esto hace una total conexión con la tierra, con el humus, el servicio se hace desde la humildad: somos útiles e imprescindibles; es “preciosa”, no se puede pagar con dinero comercial, es inalcanzable su gran valor, también esta expresión hace referencia a lo estético que le desborda a Francisco por cada rincón donde la encontró: un río, una cascada y riachuelo; y es “casta”, aquí de nuevo la originalidad y sensibilidad de Francisco, desde su experiencia el agua tiene un carácter gratuito. Hay que resaltar que en todo el Cántico, se va dinamizando una relación entre lo femenino y masculino que está en la misma creación.

“El hermano fuego”, aquí se refiere a una cosa u objeto de la vida, por eso la primera característica es tan obvia como “por el cual alumbras la noche”, pero al mismo tiempo remite al camino con tinieblas o de noche en la vida misma de Francisco; “él es bello y alegre”, son palabras llenas de sentido del humor y positivismo un tanto caricaturesco al estilo del “trovador y cantor del gran Señor”; los siguientes calificativos parecieran que entran en contradicción “robusto y fuerte”, sin embargo, estos al mismo tiempo remiten a la experiencia de Francisco con su ceguera (1C 97) y es curado por el fuego, donde el dolor y la tribulación están presentes.

“Nuestra hermana la madre tierra”, aquí resalta que la Tierra es “nuestra”, nos pertenece y le pertenecemos, somos tierra, añadiendo al sentido de hermandad con las criaturas que ha sido la constante en todo el Cántico el ser “madre”; estas son dos formas de relación, el sentido fraternal y el cuidado que evoca la madre; por eso la describe como quien “nos sustenta y gobierna”, nos alimenta y al mismo tiempo ejerce autoridad sobre nosotros por ser la Madre Tierra; “produce diversos frutos con coloridas flores y hierbas”, es todo un espacio vital.

Francisco hace ver su sensibilidad relacional con toda la creación de manera hermanada, es decir, desde la igualdad radical de la fraternidad creadora, de ser hijos e hijas de un mismo Dios Creador.

• Tercera parte: perdonar por su amor, 10-11.

“aquellos que perdonan por tu amor”, el contexto vital que ya se hizo referencia es donde Francisco quiere reconciliar al obispo y el alcalde que están enemistados, una oración, un poema sin mayor defensa se vuelve estrategia de reconciliación. Es el canto y la oración poética que se vuelven medios evangelizadores y proféticos en medio del conflicto social.

“El trío Perdón, enfermedad y tribulación están relacionados. Primero la preposición “por” tu amor Señor, es algo sencillo, “per” es el que introduce al actor: es Dios quien perdona en nosotros, por Él que nos volvemos en instrumentos de perdón. La enfermedad, el que no puede estar de pie, débil, “infirmus”, es parte de la condición humana, por tanto la debilidad es condición de igualdad entre las creaturas; la tribulación “tremulus” es el que tiembla, no tiene consistencia así mismo. Francisco al referirse a la tribulación y enfermedad está refiriéndose a la condición de la creatura humana” (Victor H. de Miguel. 2018).

• Cuarta parte: la hermana muerte, 12-13.

“Nuestra hermana la muerte”, esta nos pertenece “nuestra”, es igual que “nuestra hermana madre tierra”. Francisco enfatiza el sentido profundo y existencial de que si algo nos pertenece o somos parte total es que somos de la Tierra y lo mismo de la muerte. El poema de Silvio Rodríguez dice: “yo me muero como viví”. La muerte y la tierra es parte de la fraternidad minorítica, del sentido de ser humus, unidad total en el ciclo donde todo se transforma: hay que morir para nacer de nuevo, así dijo el Maestro Jesús.

La segunda muerte, no es “nuestra” ni es “hermana”, Francisco no la considera parte de lo vital en ese humano que es imagen del Creador, que fue hecho “muy bueno”, él considera que esta “segunda muerte” está separada de la esencia y sentido de lo humano. Hay una desvinculación, está fuera de toda relación de la misma creación, se puede interpretar como un no vínculo con el mal, con lo que perdería al humano. Esta muerte tiene un alcance limitado.

¿Qué es estar en la santísima voluntad? la capacidad de relación hermanable con las criaturas, el perdonar en las relaciones, vivir la tribulación en paz, y al final recibir la muerte: “nuestra hermana”. La voluntad de Dios es estar en una relación armónica, reconciliada y hermanable con toda la creación. La santísima voluntad, es preguntarse siempre que quiere Dios de mi vida en la realidad creada, es vincularme con la misma vida, con sentido de generar vida: esto es vivir y morir en paz.

• Quinta parte: conclusión de la alabanza, 14.

“alabar y bendecir a mi Señor…servidle con gran humildad”, la última estrofa con cual termina esta alabanza es la “humildad”; Francisco es un humano transformado por la humildad. Este cierre poético es una invitación a vivir en humildad, como un talante transformador del interior, que humaniza y se concreta en relaciones fraternas y acciones que favorecen la justicia.

El Cántico nos remite a la vida de Francisco, su recorrido existencial y como discípulo de Jesús, desde su sentir relacional con todas las criaturas, el mundo y la Tierra. Dirá Isidoro, “el Cántico del Hermano Sol o de las Criaturas, junto con el Testamento, es el escrito más individual y personal del poverello y la más completa expresión lírica de su espíritu en clave cósmica (Isidoro R. los escritos de san Francisco de Asís. #203). El Cántico nos lleva a estar vinculado con todos los seres vivientes, con la misma Tierra. La alabanza de Francisco expresa un sentir de gratitud y humildad, por haber experimentado en la miseria personal el amor inmenso del Altísimo que está presente amando todo lo creado y toda la creación.

BIBLIOGRAFÍA

  • Paolazzi C. Escritos. Edición Crítica. Frati Editor di Quaracchi. Roma. 2014

  • Herrera J. equipo. Los escritos de Francisco y Clara de Asís. Arantzazu. Oñati. 2001.

  • Rodriguez I. Ortega A. los escritos de san Francisco de Asís. Murcia. 1985.

  • Leclrec E. "Cántico del Hermano Sol" o "Cántico de las Criaturas" de san Francisco de Asís.Del mismo reproducimos a continuación la "Introducción" (pp. 11-18), la "Conclusión" (pp. 243-255) y el "Postfacio" (pp. 257-267). Editorial Franciscana Aránzazu, el año 1977

  • Diccionario Ilustrado. Latino-español. Vox.2017.

  • Herrero de Miguel V. Apuntes de clase en la ESEF 2018.

#FrayAnselmo

Capilla de Noche
Profesión
Renovación de Votos
Frailes Estudiantes
Renovación de Votos
Eucaristia
Frailes
Tierra Santa
Reunión
Guardianes
Capitulo
Capilla Santo Hermano Pedro
Cumpleaños
San Francisco El Grande
Monte San Francisco
Monte San Francisco
Virgen del Socorro
Guardianes
Provincial
Sendero
Interior Capilla
  • Blanca Facebook Icono
  • Twitter Icono blanco
  • Blanco Icono de Instagram
Sobre Nosotros

El 6 de Junio de 1987 la Orden, bajo la autoridad de Fr. Jon Vaugh, Ministro General, erigió como Provincia nuestra entidad que siguió rigiéndose por los documentos elaborados durante la Vicaría. La Provincia inicia bajo el gobierno elegido el año anterior y cuenta con 360 hermanos entre ellos 155 hermanos de profesión solemne y un obispo, distribuidos en 50 fraternidades, destacando el trabajo parroquial, pero en vistas a abrir caminos en fraternidades insertas en medios populares y zonas de conflicto.

 

© 2017 por Fr. Henri Morales. Curia Provincial, Frailes Franciscanos.