• Blanca Facebook Icono
  • Twitter Icono blanco
  • Blanco Icono de Instagram
Sobre Nosotros

El 6 de Junio de 1987 la Orden, bajo la autoridad de Fr. Jon Vaugh, Ministro General, erigió como Provincia nuestra entidad que siguió rigiéndose por los documentos elaborados durante la Vicaría. La Provincia inicia bajo el gobierno elegido el año anterior y cuenta con 360 hermanos entre ellos 155 hermanos de profesión solemne y un obispo, distribuidos en 50 fraternidades, destacando el trabajo parroquial, pero en vistas a abrir caminos en fraternidades insertas en medios populares y zonas de conflicto.

 

© 2017 por Fr. Henri Morales. Curia Provincial, Frailes Franciscanos.

  • Fr. René Arturo Flores, OFM

Caminante no hay camino, se hace camino al andar


“La lucha es permanente, nunca vamos a llegar a un mundo perfecto,

Pero vamos ir subiendo escalones.

La esperanza no es llegar, la esperanza es caminar.

No hay triunfo seguro, el único triunfo seguro es volver a levantarse y

Cada vez que uno cae volver a empezar” (Pepe Mujica, Madrid, 2018).

Desde el refugio la “72” en Tenosique, México, donde llegan tantas personas, en su mayoría hondureños/as, el caminar tiene un gran significado.

Caminar es creer que hay un camino más allá, que no se ve, pero que allí está;

Caminar es estar vivo, y seguir por la ruta que lleva a ese lugar desconocido;

Caminar es hacerlo con otros que caminan, que creen en ese camino incierto;

Caminar con miedo, con pasos inseguros, con mirada en el horizonte que da la ruta;

Caminar con resistencia, cansancio y degastado, sencillamente caminando;

Caminar buscando ese lugar donde reine la justicia y equidad restauradora;

Caminar por amor a los que se ama, caminando por amo así mismo, caminar con pasión;

Caminar con pies ampollados, degastados y resentido por el camino ya recorrido;

Caminar recuperándose en cada lugar de descanso, de asilo y de refugio;

Caminar porque se levantan para seguir caminando;

Caminar con tiempos de sol, frío y lluvia, con el hermano viento que me acaricia el rostro;

Caminar por veredas, por ríos, cerros, bosques, de día y de noche;

Caminar con sed y hambre, caminar con sonrisa y seriedad, caminar cantando y bailando;

Caminar con mochila ligera que se vuelve pesada por lo dejado atrás;

Caminar con una mochila que lleva lo mejor para vivir;

Caminar con esperanza de que se llegará a un lugar donde vivir seguro y en paz;

Caminar creyendo en la fuerza y presencia de un Diosito que camina al lado;

Caminar con una gran pasión por la vida;

Caminar viviendo cada día como caminante de mil caminos.

Cuanto bien nos hace recrear una espiritualidad del caminante, una mirada en el horizonte; un camino que nos lleva a caminar, con sentido o sin sentido, con inseguridad o seguridad, con miedo o libertad, con dolor y alegría, con cansancio y fuerza de seguir, con esperanza y a tientas, con amor y pasión por la vida misma.

Fr René Arturo Flores. OFM

#FrayAnselmo