• Blanca Facebook Icono
  • Twitter Icono blanco
  • Blanco Icono de Instagram
Sobre Nosotros

El 6 de Junio de 1987 la Orden, bajo la autoridad de Fr. Jon Vaugh, Ministro General, erigió como Provincia nuestra entidad que siguió rigiéndose por los documentos elaborados durante la Vicaría. La Provincia inicia bajo el gobierno elegido el año anterior y cuenta con 360 hermanos entre ellos 155 hermanos de profesión solemne y un obispo, distribuidos en 50 fraternidades, destacando el trabajo parroquial, pero en vistas a abrir caminos en fraternidades insertas en medios populares y zonas de conflicto.

 

© 2017 por Fr. Henri Morales. Curia Provincial, Frailes Franciscanos.

Análisis sobre la realidad caótica de Nicaragua

August 31, 2018

Análisis sobre la situación caótica de Nicaragua

 

                                                                                                                                                                              Fr. Anselmo Maliaño Téllez

 

“Tenemos todos que cambiar nuestros corazones, con los ojos puestos en el orbe entero y en aquellos trabajos que todos juntos podemos llevar a cabo para que nuestra generación mejore”. Constitución Gaudium et Spes, n. 82.

 

Durante estos cuatro meses la crisis que vive el pueblo nicaragüense se dibuja cotidianamente entre la represión y las muertes que aparecen en las primeras páginas de los periódicos nacionales y extranjeros, son las primeras noticias que escuchamos cada día y es el pan multiplicado que genera en medio de la desconfianza una esperanza para solucionar todo este problema social, que es bien complejo en su naturaleza.

 

Recordamos con tristeza el período de la guerra fratricida de la década de los 80; muchos nicaragüense vivieron su peor pesadilla en la vida, dejando fuertes cicatrices de estos acontecimientos dolorosos, además que, quedaron en la impunidad crímenes de lesa humanidad.

Frente a la crisis actual de Nicaragua, es obvia la incapacidad institucional, además permeada por tanta corrupción, pues los partidos políticos más que adversarios son cómplices del gobierno por su silencio cobarde y por su miedo a renunciar, lo que hace que muchos no creamos en estos políticos oportunistas, aferrados a posiciones del poder.

 

Ante todo, ésta política represiva de Ortega coarta libertades y derechos humanos, es decir, la libertad de expresión y la libertad de información han sido censuradas y atacadas por el régimen. Recientemente el informe de Naciones Unidas (Oficina del Alto Comisionado de la ONU) ha denunciado el alto grado de represión en el país, sin embargo, el Presidente desmiente –como siempre lo ha hecho- el informe realizado a partir de una serie de investigaciones profundas, serias y apagadas a la verdad.

 

Hay miles de preguntas sin respuesta alguna ¿Cómo podemos recuperar la patria y la responsabilidad democrática? ¿Cómo lograr que los derechos individuales y políticos de los ciudadanos se respeten y se permita la libertad de prensa para conocer la realidad de los hechos y estar debidamente informados? ¿Qué queremos los nicaragüenses después de ver y analizar tantos atropellos a la dignidad de las personas, de las instituciones como la Iglesia Católica y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)? ¿Tenemos la gran tarea de no volver nunca más a ser gobernados por regímenes dictatoriales? ¿Qué hacer para que la libertad y la democracia imperen en el país?

 

La decisión del gobierno de romper con la mesa de diálogo, poniendo en entre dicho a los mediadores y sobre todo a los representantes de la sociedad civil, en un momento crucial del país que veía a través de este proceso de diálogo nacional, grandes retos pendientes para fortalecer todas las Instituciones públicas dañadas por la corrupción política.

 

Esta acción del Estado ha despertado una gran preocupación, además de críticas y aplicaciones de algunas medidas por parte de la comunidad internacional. El gobierno le corresponde asumir este compromiso social pero tiene miedo, todas sus fuerzas y sus intereses están enfocadas como en otro momento de la historia… para que esto se corrija realmente, hay que cambiar de rumbo hacia otras metas vitales.

 

En Nicaragua, al igual que otros países del área centroamericana la corrupción es una realidad a grandes voces, que han corrompido a las instituciones, además que hay un débil funcionamiento de los controles administrativos. Por ejemplo, el Estado de Nicaragua ha brindado “asilo político” a funcionarios políticos corruptos, entre ellos está el expresidente salvadoreño Mauricio Funes, acusado y buscado por la Interpol.  De esta manera se limitan los esfuerzos para combatir la corrupción y la democracia pierde sostenibilidad.

 

En esta crisis de conflictividad social uno de los imperativos primordiales de la democracia es el cambio, y el principal cambio está dentro de la estructura política. Sin duda alguna, vienen tiempos de cambio, y son cambios que no serán dirigidos por políticos oportunistas sino por nuevas generaciones, sin duda, esto exigen que colaboremos en la gestión del desarrollo de nuestra sociedad.

 

Definitivamente será necesario transparentar más a fondo las gestiones públicas y fortalecer los mecanismos institucionales buscando siempre que la democracia se desarrolle como corresponde para alcanzar la paz[1].

 

Entre los muchos retos del cambio que afrontará la sociedad nicaragüense están los siguientes:

 

Reforma y fortalecimiento de las instituciones gubernamentales

 

Las reformas son necesarias, sobre todo aquellas instituciones del Estado, este es un proceso en dónde también se debe de fijar varias normas como: tiempo, salarios, desempeño institucional y otros aspectos más para evitar las irregularidades y sobre todo las ilegalidades.

En realidad la reforma al INSS, estaba basada en otros intereses ajenos en primer lugar a una verdadera preocupación por la salud de los nicaragüenses. Esta es una situación que merece un interés profundo para hacer los cambios necesarios y fundamentales en dicha institución y fortalecer los controles administrativos.

 

Los indignantes actos de corrupción cometidos por los responsables de esta institución que ha afectado a miles de nicaragüenses y que por otro lado, esperan se ponga al descubierto un día no muy lejano este entramado político que ha facilitado la corrupción y se juzgue según la ley a los responsables.

 

Es necesaria una investigación a fondo, para que no haya impunidad y si es posible recuperar algo del dinero malversado y por otro lado, como es posible que los médicos se hayan prestado a un juego sucio para obstruir el acceso a la atención médica, y quienes lo hicieron ahora son despedidos arbitrariamente.

 

En realidad una de las primeras estrategias es fortalecer la lucha contra la corrupción y que la ley se aplique a aquellos funcionarios públicos. En verdad no basta con legislar buenas leyes, sino que es necesario aplicarlas a aquellos que evaden la ley.

 

Urge una reforma de la Policía Nacional

 

Esta institución es señalada de ser la principal represora de la población civil, masacrando indiscriminadamente (ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas, acoso e intimidación), torturando y violentando los derechos humanos, y por estas acciones abusivas de uso desproporcionado de su fuerza represiva, de golpe nos recordó a todos a esa Guardia Somocista que hace años evidenció su decadencia moral y ética.

 

La policía ha fomentado la cultura de la violencia y la agresividad que va ganando terreno en todo el país. Hay muchos presos o reos políticos y el régimen de Ortega-murillo continua llevando al Chipote a muchos nicaragüenses que su único delito han sido participar en las marchas, apoyar a los jóvenes y publicar en los medios de comunicación sus diferencias con el gobierno; con esas acciones la policía y los paramilitares buscan criminalizar y judicializar.

 

En esta última fase de persecución, la sociedad se encuentra asediada por policías y paramilitares, y su principal objetivo estratégico es secuestrar y detener a todo aquel que piense diferente y que exprese sus ideas en contra de la política orteguista.

 

La policía no ha cumplido con el imperativo moral y ético y por esa razón es necesaria la destitución de los altos mandos de la policía y un informe de las prácticas policiales en los actos cometidos de lesa humanidad. Urge una investigación internacional dirigida a esclarecer la participación en las masacres y sobre todo a rendir cuentas sobre lo acontecido. Investigar a los policías que fueron descubiertos, denunciados y señalados por estos delitos.

 

Los delitos cometidos por la Institución policial no pueden quedar en ningún momento impune. Los operadores de Justicia en el país deben comprometerse en proceder hasta que se logré procesar a todo aquel sindicado de cometer estos graves delitos.

 

Una institución que no defiende a su pueblo no tiene razón de ser, por lo tanto, el ejército en la década de los 80 tuvo un papel importante que, en las circunstancias actuales ya no es necesario. El ejército en Nicaragua tiene mucho poder y es una institución que se ha protegido a sí misma.

 

Ante el poder del crimen, el ejército no ha hecho nada, y es más bien dudoso por que han aparecido armas que sólo está institución puede utilizar haciendo facultad de la ley.

 

Es preciso tomar las medidas necesarias para impulsar el cambio y si no hay cambios, los otros avances que se logren perderán viabilidad y sostenibilidad.

 

Son necesarias también reformas importantes a las leyes

 

Cambios de algunas leyes como; ley de Telecomunicaciones, para abordar las nuevas tendencias tecnológicas y competitivas.

Entre esto lo que se busca es que se pueda lograr un mejor acceso a internet, además de precios más competitivos, ampliación de la banda ancha, cobertura de otros servicios que beneficien la educación y la salud.

 

Es necesario crear un diálogo con consultores especialistas en el tema, ya que en el país hay un grave estancamiento que se ha reflejado sobre todo en la tecnología y en la que los otros países centroamericanos nos aventajan.

 

Instalaciones de mesas técnicas en los municipios para avanzar en el diálogo sobre temas de medioambiente, propuesta de proyectos ecológicos y planes de manejo de los mismos con representante de los diferentes Ministerios gubernamentales responsables de esos ramos, sobre todo en aquellas zonas donde se evidencia más el cambio climático.

 

Crear Comisiones de investigación que exijan a las mismas autoridades responsables de velar y castigar a los culpables del deterioro ambiental.

 

El tema de la migración es urgente en nuestro país donde se hace necesario diseñar e implementar nuevas estrategias y acciones humanitarias enfocadas al tema de reformas migratorias. Lo acontecido en la frontera con Costa Rica con los migrantes en el 2016, es un tema que debería iluminar este proceso.

 

Para las elecciones presidenciales las modalidades de un debate nacional organizado e integrados por expertos en temas políticos.

Que los expertos en materia jurídicas hagan reformas a las leyes sobre todo aquellas que no traen beneficios del bien común de los nicaragüenses.

 

Alcanzar la madurez política y de buena voluntad para legislar adecuadamente y enmendando urgentemente algunas leyes que afectan a algunos sectores del país, pongo por ejemplo la ley de minería y la ley del canal, las cuales deberían ser derogadas.

 

Reformas al reglamento general de la ley de Contrataciones del Estado, para que imposibilite y aplique sanciones penales a los empleados y funcionarios públicos que beneficien amigos y familiares, además que esto es un tema de corrupción muy conocido.

 

Modernización del sistema jurídico que permitan a la sociedad nicaragüense reconocer una transformación de la Corte Suprema de Justicia.

Reformas al código penal, que garanticen para todos los nicaragüense una justicia pronta y cumplida para que no queden en impunidad casos como los acontecidos recientemente en el país.

 

Es necesario crear otros mecanismos institucionales para devolver al pueblo la credibilidad y garantizar que la misma Institución sea más fuerte e incluyente.

 

Los ciudadanos nicaragüenses tenemos derecho a la información, ninguna institución pública puede encubrir información o actuar con viejos mecanismos encubridores y disfrazadores, en realidad necesitamos de un mecanismo de limpieza institucional para evitar todas estas prácticas perversas que debilitan la democracia.

 

Sigamos apostándole al futuro, a otra Nicaragua nicaragüita, a otros cambios necesarios en los que todos los nicaragüenses seamos gestores y hagamos factible la libertad como un ejercicio democrático de todos en la búsqueda de la paz[2] y la justicia.

 

 

 

Citas

[1] Hace muchos años, en 1975 el Papa Pablo VI, en su mensaje de la jornada mundial de la paz afirmaba: “La paz es viva y dinámica: por ello a cada generación le toca la tarea de construir, engendrar y hacer la paz. Cada generación tendrá su responsabilidad, en el conjunto de la historia de la humanidad, de como la paz se dé o no en su propio tiempo vital. La educación para la paz será, por ello, fundamental. No hay tarea más noble que una generación pueda dedicar a la siguiente que la de educar para la paz”.

 

[2] “La represión no es la paz. La indolencia no es la paz. El mero arreglo externo e impuesto por el miedo no es la paz. La reciente celebración del XXV aniversario de la Declaración de los Derechos del Hombre nos recuerda que la paz verdadera debe fundarse sobre el sentido de la intangible dignidad de la persona humana, de donde brotan inviolables derechos y correlativos deberes”. Beato Pablo VI, op., cit.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

You Might Also Like:

Nuestra Señora de la Paz

November 21, 2019

¿Quiénes son Los Santos?

November 1, 2019

1/15
Please reload