• Blanca Facebook Icono
  • Twitter Icono blanco
  • Blanco Icono de Instagram
Sobre Nosotros

El 6 de Junio de 1987 la Orden, bajo la autoridad de Fr. Jon Vaugh, Ministro General, erigió como Provincia nuestra entidad que siguió rigiéndose por los documentos elaborados durante la Vicaría. La Provincia inicia bajo el gobierno elegido el año anterior y cuenta con 360 hermanos entre ellos 155 hermanos de profesión solemne y un obispo, distribuidos en 50 fraternidades, destacando el trabajo parroquial, pero en vistas a abrir caminos en fraternidades insertas en medios populares y zonas de conflicto.

 

© 2017 por Fr. Henri Morales. Curia Provincial, Frailes Franciscanos.

"Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios".

"Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios".

 

“Una sucesión de fuertes explosiones en iglesias y establecimientos hoteleros ha causado una matanza este domingo en Sri Lanka. Al menos 207 personas han muerto, unas 36 extranjeras, y hay más de 450 heridos, según el portavoz de la Policía, Ruwan Gunasekera…los más graves que ha sufrido Sri Lanka desde el fin de la guerra civil en 2009, que se prolongó 26 años dejando más de 100 mil muertos…

 

Los ataques de este Domingo de Resurrección son los más sangrientos desde que terminó la guerra civil en Sri Lanka, un conflicto étnico-religioso, que enfrentó a la mayoría Budista (70%) y a la minoría Hindú Tamil (12,6%) durante más de dos décadas”(https://elpais.com/internacional/2019/04/21/actualidad/1555825711_527587.html).

 

“El Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) ha reivindicado este martes (23) la autoría de la cadena de atentados del pasado domingo en Sri Lanka, que ha dejado al menos 321 muertos y más de 500 heridos” (https://elpais.com/internacional.23-4-19).

 

Los católicos son 1,2 millones, un 7,6% de la población de la isla, la otra minoría son los musulmanes con un 7,6%, haciendo un total de 21 millones de habitantes en el país. (https://www.infobae.com. 21-4-19).

 

Estos atentados que conllevan muertes de inocentes, que dejan heridas personales y en el tejido social, al mismo tiempo que vuelve a aparecer el miedo del humano, al sentirse frágil e inseguro ante las “armas” que el mismo humano ha construido.

 

Reflexionemos un poco más, aun con el dolor e indignación de este hecho repudiable de estos atentados terroríficos; preguntémonos, ¿Cuánta violencia se ha practicado a lo largo de la historia y en la actualidad en el cristianismo católico?  Algunas ideas sentidas sobre esta realidad.

 

Los cristianos seguidores de Jesús el Resucitado, después de ser una Iglesia o comunidad de fe perseguida por el sistema político y militar romano, pasó como institución religiosa a ser los perseguidores de otros que pensaban y actuaban fuera de la fe cristiana; la comunidad creyente en Jesús, pasó a ser una Iglesia institucional y oficial del imperio político militar romano (del 380 DC, hasta la fecha).

 

Durante años, la Iglesia persiguió con violencia a los que consideraba fuera de su “doctrina o principios dogmáticos”, los ha llamado en general “herejes”, en otros escenarios los ha llamado “paganos”, algo así como enemigos de la fe o no creyentes.

 

En la Edad Media, desde la reforma gregoriana (siglo VIII en adelante), el proceso de absolutización de la autoridad del papa, unido a la centralidad del poder eclesial en “Roma” como lugar económico, político y cultural (occidentalización), fue consolidando una práctica autoritaria, represiva y bélica en la Iglesia cristiana católica.

 

Del siglo XI, en adelante se darán las prácticas de persecución, tortura, secuestro, violación sexual a la mujer, la cacería de brujas (a las mujeres pensantes y disidentes) y asesinatos de todos los que la Iglesia consideraba contrarios a la “doctrina y leyes eclesiales”, es decir, sus enemigos o que ponían en peligro la “seguridad eclesial”; esta práctica se institucionalizo en dos vías: la inquisición y las cruzadas; la primera, refleja la ideología hecha violencia, la segunda la canonización de la guerra a otra cultura, por profesar una fe distinta a la “católica”.

 

En este contexto de las cruzadas del siglo XII, aparece Francisco de Asís, de manera pacífica, amigable y hermanable realizando un encuentro con el sultán en Egipto: un encuentro de un frágil y pequeño hombre creyente en Jesús, ante el poderoso sultán Al-Malik Al-Kamil, un encuentro que está en la historia como símbolo de la posibilidad de fraternidad humana, de encontrarse entre humanos sin armas, sin violencia, sin imposición dogmática religiosa y política que asesina al otro.

 

Luego desde la contra reforma a la propuesta del Obispo y monje Lutero, consolidada eclesialmente en el concilio de Trento (1545); la práctica de la Iglesia ha sido de “defender la fe”, de “atacar a los enemigos de la fe”, de perseguir a los “herejes, disidentes y cismáticos”, de estar en contra de toda teoría e ideología contraria al dogmatismo y absolutismo de la doctrina católica. Desde esa fecha se opuso a la ciencia, a los procesos políticos, a los cambios sociales, a las propuestas económicas, a las filosofías.

 

Toda una práctica eclesial represiva y autoritaria, donde al mismo tiempo han acompañado con su caminar, vida y enseñanza muchos hombres y mujeres que movidos por el Espíritu generaron cambios y propuestas nuevas en el interior de la Iglesia, esos son los que les llamamos santos: como Ignacio de Loyola, Teresa de Ávila, entre otros.

 

Ya por épocas más recientes, como fueron las dos guerras mundiales, donde la Iglesia pronunció palabras buscando la paz entre los pueblos; también, surgieron de nuevo, hombres y mujeres pertenecientes a la Iglesia que al modo de Jesús dieron la vida por salvar otras vidas, aun siendo de otra profesión de fe y considerados enemigos como se tenía al pueblo judío, como lo fue Fr. Maximiliano Kolbe, OFM Conv. También, al menos 170 sacerdotes y seminaristas fueron asesinados por haber ayudado a judíos y oponerse al nazismo. Esto deja una huella más cercana de lo que significa en lo más genuino ser cristiano: dar la vida por el otro, al modo de Jesús.

 

En América Latina, entre los años de 1940 y 1990, algunos obispos de la Iglesia católica, estuvieron unidos a los dictadores, o simplemente faltó actuar proféticamente: Trujillo Molina, Pinochet, Videla, Molina, Somoza.

 

Cuando la jerarquía actúa defendiendo al empobrecido, perseguido y explotado por los grupos de poder político, militar y económico, terminan siendo asesinados: Enrique Ángel Angelelli, Argentina (1976); Oscar Arnulfo Romero, El Salvador (1980); Juan José Gerardi, Guatemala (1998); junto con ellos cantidad de sacerdotes, religiosas, laicos cristianos que al modo de Jesús, se mantuvieron a favor del indefenso y empobrecido.

 

Una práctica institucional que hoy se debe cuestionar en los países de América Latina, es la de nombrar “capellanes militares” (un obispo o clero destinado a servir religiosamente a la institución castrense), es decir, prestar servicio religioso católico (no siempre desde Jesús), unidos al poder y economía de la institución militar o de los agentes armados del Estado; sabiendo por informes, que esta institución en las últimas décadas, ha sido violadoras de los Derechos humanos, perseguidoras de la población que defiende sus derechos, y de los mismos cristianos y jerarquía que defiende al empobrecido; ¿Por qué no ser capellanes de los indigentes, los sin tierra, los pueblos indígenas, de las defensoras y defensores de los derechos humanos en cada país?

 

Aprendamos de nuestro camino como Iglesia, caigamos en la cuenta de nuestros diferentes modos de actuar violento que tenemos los cristianos católicos: acciones machistas, la violencia familiar, la prepotencia del clero y los líderes laicos, la cerrazón dogmática y legalista, las posturas misóginas, homofóbicas y xenofóbicas, la pedofilia y su encubrimiento, cuando enjuiciamos y condénanos al compañero/a en la misma parroquia o comunidad.

 

Oremos por los familiares de las víctimas inocentes del atentado terrorista en Sri Lanka, por los asesinados que descansen en paz, por lo heridos que se recuperen, porque se reconstruya el tejido social herido y dividido en ese país.

 

René Arturo Flores, OFM

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

You Might Also Like:

¿Quiénes son Los Santos?

November 1, 2019

Biografía de San Juan de Capistrano

October 23, 2019

1/15
Please reload