• Blanca Facebook Icono
  • Twitter Icono blanco
  • Blanco Icono de Instagram
Sobre Nosotros

El 6 de Junio de 1987 la Orden, bajo la autoridad de Fr. Jon Vaugh, Ministro General, erigió como Provincia nuestra entidad que siguió rigiéndose por los documentos elaborados durante la Vicaría. La Provincia inicia bajo el gobierno elegido el año anterior y cuenta con 360 hermanos entre ellos 155 hermanos de profesión solemne y un obispo, distribuidos en 50 fraternidades, destacando el trabajo parroquial, pero en vistas a abrir caminos en fraternidades insertas en medios populares y zonas de conflicto.

 

© 2017 por Fr. Henri Morales. Curia Provincial, Frailes Franciscanos.

La migración forzada: huyendo con esperanza por una “Tierra Nueva”

May 31, 2019

La migración forzada: huyendo con esperanza por una “Tierra Nueva”

 

Como bien dice el papa Francisco en la encíclica Laudato Sí: “no hay dos crisis separadas, una ambiental y otra social, sino una sola y compleja crisis socio-ambiental. Estamos incluidos en ella, somos parte de ella y estamos interpenetrados” (LS 139). En ese sentido en El Salvador estamos en crisis nacional que afecta el tejido social y ambiental: la crisis hídrica, su acceso, cantidad y calidad; la crisis de la violencia familiar, la delincuencial, la del crimen organizado y la que ejerce el Estado, la crisis de la migración forzada.

 

Con respecto a la crisis migratoria, decía una Religiosa que se ha dedicado por más de 10 años a acompañar esta realidad de la migración, los deportados y trata de personas, expresaba la hermana Carmela Grijalva:

“Me preocupa que la migración irregular es un riesgo para las personas que deciden hacerlo y sobre todo si son menores no acompañando o familias con niños porque pueden caer en manos de delincuentes o no lograr llegar. Pienso que la migración no es la solución, aunque hay gente que logró lo que busca, y mientras en los países no haya posibilidades de una vida digna, la gente va a seguir saliendo con todos los riesgos.

 

Y en cuanto a las deportaciones el problema es que no encuentren en sus países como integrarse, cómo salir adelante sobre todo los deportados de EEUU que llevan años fuera. Además está el problema de las familias que se desintegran”.

Veamos algunos datos de estos años, sobre los deportados al país:

año

Cantidad de deportado

2012          31810

2013          36135

2014          51255

2015          52188

2016          52936

2017         18678.

 

Deportados por sexo del 2012 hasta el 2017, masculino: 193,175; femenino: 49,606.

Entre los motivos de la migración forzada en relación a la edad, están:

 

Edad                                        Motivos

11 a 15 años      inseguridad: 8% reunificación familiar: 14%

16 a 20 años     Inseguridad: 24% Reunificación familiar: 22% Otros: 15%

21 a 25 años     Inseguridad: 18% Reunificación familiar: 12% Otros: 25%

26 a 30 años     Inseguridad: 14% Reunificación familiar: 11% Otros: 17%

31 a 100 años   Inseguridad: 35% Reunificación familiar: 43% Otros: 48%

 

En cuanto al nivel de escolaridad, en el mismo periodo del 2012 al 2017: tienen estudios básicos el 67.44%; estudios medios (bachillerato) 3.60%; técnico 0.04%; no determinados 28.32%.[1]

 

Otro informe resalta al respecto, que “la migración irregular salvadoreña, es que, aunque en apariencia se trata de una acción voluntaria, en la realidad se está ante una migración forzada resultante de procesos de exclusión social, ante los cuales el Estado salvadoreño no ha sido históricamente capaz de generar y ejecutar políticas que satisfagan los derechos básicos de la población y en consecución el derecho a una vida digna en el país.

 

En el caso de las niñas y niños salvadoreños que se ven forzados a migrar de manera irregular, esta exclusión se manifiesta en diferentes ámbitos que configuran sus vidas. Esos procesos, muchas veces muy personales (como imaginarios de vida, modelajes, sueños) se conjugan con otros, como la violencia, la criminalidad, la situación económica y las migraciones previas”[2].

 

Cerca de 500.000 personas entran en México cada año, procedentes en su mayoría de El Salvador, Honduras y Guatemala, la región conocida como Triángulo Norte de Centroamérica (TNCA) y que es, hoy por hoy, una de las más violentas del mundo[3].

 

En una investigación realizada por Médicos Sin Fronteras (MSF), resalta varios aspectos de esta realidad indignante y dolorosa, dicen, “lamentablemente, esta realidad  no termina con la huida forzosa a México: una vez en este país, los migrantes y refugiados son víctimas de organizaciones criminales, en ocasiones con la aprobación tácita o la complicidad de las autoridades nacionales, y quedan sometidos a la violencia y a todo tipo de abusos —secuestro, robo, extorsión, tortura, violación— que, aparte de las lesiones y traumas inmediatos, pueden dejarles graves secuelas. El 92,2% de los migrantes y refugiados atendidos por los equipos de salud mental de MSF en 2015 y 2016 habían sufrido un evento violento en su país de origen o durante la ruta a través de México.

 

En 2015, MSF llevó a cabo una encuesta aleatoria a 467 migrantes y refugiados en las instalaciones a las que daba apoyo en México:

Casi el 40% (39,2%) de los entrevistados mencionaron, como principal causa de la huida, el haber sufrido ellos mismos o sus familias ataques directos, amenazas o extorsión, o haber sido blanco del reclutamiento forzoso por parte de bandas criminales.

 

El 43,5% de los encuestados habían perdido a algún familiar en un incidente violento en los dos años anteriores a la huida. En el caso de los salvadoreños, el porcentaje se situaba en el 56,2%. El 54,8% de los salvadoreños habían sufrido chantaje o extorsión, un índice bastante más alto que el de los encuestados procedentes de Honduras o Guatemala.

 

El 60% de las 166 víctimas de violencia sexual atendidas habían sido violadas; el resto sufrieron otro tipo de agresiones y vejaciones sexuales, incluida la desnudez forzada.

A pesar de que existe una crisis humanitaria que afecta a la población que huye de la violencia en el Triángulo Norte de Centroamérica, las concesiones de asilo a personas de esta región en Estados Unidos y México son pocas”[4].

 

Otro aspecto a resaltar, es el sector de las mujeres, niños-niñas y la comunidad LGTBI, como una población vulnerable en el contexto actual de la migración forzada:

“De las personas solicitantes de asilo en 2016, 25.79% fueron mujeres, 43.5% hombres, 16.95% niños y 13.67% niñas. Es importante señalar que existe un incremento constante de mujeres que salen de su país en busca de protección internacional. Esta situación es producto de las violencias que viven las mujeres tanto en el espacio público como en el privado que las ha forzado a dejar sus hogares en busca de protección y seguridad tanto de ellas como de sus familias. La mayoría de mujeres que se han desplazado de manera forzada provienen de los lugares más marginados de la población con una alta presencia del crimen organizado que ejerce violencia contra ellas, la cual va desde una extorsión, ataques directos, abuso y violación sexual, amenazas y reclutamiento forzoso por miembros de pandillas y carteles de drogas.

 

La falta de capacidad de los Estados, de programas y de mecanismos de acción contra estos grupos delincuenciales, hace parte de un ambiente generalizado de corrupción. Por otro lado, la violencia de los grupos criminales y del Estado hacia las mujeres se agudiza con la sufrida en los ámbitos privados, con el agravante de que, en El Salvador, Honduras, Guatemala y México, y por lo general en los países de la región, esta violencia no es considerada como un delito grave que atenta contra sus derechos humanos.

 

Las personas lesbianas, gays, bisexuales, travestis, transexuales, transgénero, intersexuales y queer son quizás quienes más sufren la discriminación y diferentes violencias en todo el transito migratorio. Muchas de las personas de la comunidad LGBTTTIQ son forzadas a migrar de sus países de origen por los factores estructurales de pobreza y desigualdad, pero principalmente por la violencia que afrontan por sus identidades y orientaciones sexuales”[5].

 

“Las remesas familiares comprenden los envíos a través de remesadoras internacionales, transferencias de banco a banco…Las recargas a teléfonos celulares que realizaron salvadoreños en el exterior durante 2018, y que metodológicamente son consideradas como remesas en especie, alcanzaron $31 millones.

 

De enero a diciembre se recibieron remesas procedentes de 162 países. Entre ellos se destacan Estados Unidos con US$5,098.7 millones, seguido por Canadá con US$48.8 millones (0.9%) e Italia con US$23.4 millones. Los datos del Banco Central muestran que las remesas recibidas desde Estados Unidos crecieron 8.5%, mientras que las remesas originadas en Canadá, Italia, España y México aumentaron 9%, 12.1%, 24.3% y 16.9%, respectivamente”.[6]

 

Detenciones en frontera sur EE.UU., año fiscal 2019:

País

Detenidos en la frontera sur de los EEUU, marzo 2019             Datos de menores no acompañados

Guatemala 60,115                                                                                       9,522

Honduras   40, 842                                                                                      4,833

El Salvador 11,438                                                                                       2,292

México         3,890                                                                                        3,007

 

El fenómeno dramático de la realidad de migración forzada en los países del norte de Centroamérica, se visibilizó con las llamadas “caravanas”, que son auténticos éxodos de familias y jóvenes, por señalar una de inicio de este año, se reportó que:

“el Instituto Guatemalteco de Migración registró hoy (17 enero 2019) el ingreso al país de 1.701 hondureños y 107 salvadoreños que integran las caravanas de migrantes que buscan llegar a Estados Unidos. Los registros se realizaron en los pasos fronterizos de Agua Caliente y El Florido, en el oriental departamento de Chiquimula que colinda con Honduras, y en La Hachadura, en el departamento oriental de Jutiapa, limítrofe con El Salvador”[7].

 

Desde la mirada humana y franciscana, podemos decir, que un primer elemento preocupante es que no se reconoce la “migración forzada” como una crisis de país; es cierto que el Estado ha hecho espacios y estructuras institucionales, más para el deportado (al que le llaman retornado, cuando ningún migrante quiere volver de esa manera: por eso son deportados). El problema es que no se está abordando esta realidad dramática como una crisis que afecta el tejido social, a las instituciones, la integridad familiar y la vida Sico-espiritual de los y las salvadoreñas.

 

La realidad de empobrecimiento de los hogares, en datos conservadores, es de un 33.3%, y el desempleo de 64.3%.[8] Unido a esto, la baja escolaridad promedio que anda en octavo grado básico para la ciudad; otros aspectos que afecta la calidad de vida son los servicios de salud, y en especial de prevención. También, como ya expusimos anteriormente la violencia que vive la población, es una causa predominante de la migración forzada, nuevamente el 2018 presento en el país, un porcentaje alarmante de homicidios[9]. Hay que ponerle atención al aumento de la población de menores y jóvenes que está huyendo de sus tierras. De igual manera preocupa la violencia que viven las niñas y  mujeres, como la comunidad de LGTBI.

 

Mientras no se vea como una crisis social de nación, la migración forzada será un dato más, casi cultural porque las remesas siguen siendo un rubro fuerte en la economía de los hogares y a nivel nacional. La esperanza en el pueblo salvadoreño siempre es la última palabra, el mismo migrante sale con esperanza, valentía y un profundo amor a sus seres queridos, buscando vivir con dignidad.

 

René Arturo Flores, JPIC-OFM

 

 

 

[1] Datos proporcionados por la Dirección General de Migración y Extranjería de El Salvador (DGME), incluye información desde 01/01/2012 al 31/08/2017.  http://omi.uca.edu.sv/cms

 

[2] https://drive.google.com/file/d/0B42NsU7oauImN3lxLXVBS2Vja0E/view

 

[3] https://www.acnur.org/5ab1316b4.pdf

 

[4] https://www.msf.mx/document/forzados-a-huir-del-triangulo-norte-de-centroamerica-una-crisis-humanitaria-olvidada

 

[5] http://vocesmesoamericanas.org/wp-content/uploads/2018/10/Informe-II.pdf

 

[6] https://www.bcr.gob.sv/esp/index.php?option=com_k2&view=item&id=1281:remesas-familiares-de-el-salvador-crecen-84-y-superan-los-$5400-millones-en-2018&Itemid=168&tmpl=component&print=1

 

[7] https://www.eleconomista.net/actualidad/Guatemala-registra-1701-hondurenos-y-107-salvadorenos-en-caravana-migrante-20190117-0006.html

 

[8] https://www.rnpn.gob.sv/2018/05/digestyc-presenta-resultados-de-encuesta-de-hogares-de-propositos-multiples-2017/

 

[9] https://elfaro.net/es/201812/el_salvador/22750/El-Salvador-repetir%C3%A1-en-2018-como-el-pa%C3%ADs-m%C3%A1s-homicida-del-Tri%C3%A1ngulo-Norte.htm

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

You Might Also Like:

¿Quiénes son Los Santos?

November 1, 2019

Biografía de San Juan de Capistrano

October 23, 2019

1/15
Please reload