• Blanca Facebook Icono
  • Twitter Icono blanco
  • Blanco Icono de Instagram
Sobre Nosotros

El 6 de Junio de 1987 la Orden, bajo la autoridad de Fr. Jon Vaugh, Ministro General, erigió como Provincia nuestra entidad que siguió rigiéndose por los documentos elaborados durante la Vicaría. La Provincia inicia bajo el gobierno elegido el año anterior y cuenta con 360 hermanos entre ellos 155 hermanos de profesión solemne y un obispo, distribuidos en 50 fraternidades, destacando el trabajo parroquial, pero en vistas a abrir caminos en fraternidades insertas en medios populares y zonas de conflicto.

 

© 2017 por Fr. Henri Morales. Curia Provincial, Frailes Franciscanos.

Nueva visión de la Encarnación (Teología Franciscana)

September 11, 2017

1/8

Un día, un amigo sorprendió a San Francisco de Asís llorando; el amigo le preguntó puro qué, y Francisco contestó.

"¡Porque el Amor no es amado!"

Sobre esta experiencia, un hijo de San Francisco, Juan Duns Escoto, desarrolló una visión nueva de la Encarnación.

 

¿Para qué vino Jesucristo al mundo? Ordinariamente se responde: "para salvarnos del pecado", de manera que si el ser humano no hubiese pecado no habríamos tenido la dicha de tener a "Dios hecho carne" en medio de nosotros.

 

Fr. Juan Duns Escoto, respondió diferente: Jesucristo vino al mundo porque El es el Rey del mundo, por naturaleza; El fue el primero a ser pensado por Dios dentro del plan de la creación y de la salvación. En Él y para Él todo ha sido creado (Col.  1, 15-20). Y otra cosa dijo Fr. Juan Duns Escoto, dijo que no fue el pecado a causar la venida de Jesucristo, sino el inmenso amor de Dios, Trino y Uno.

 

Fr. Juan Duns Escoto fue beatificado el 8 de noviembre de 1992, después que los estudiosos terminaron de conocer a fondo sus escritos y encontraron que su teología está en armonía con la 
enseñanza de la Iglesia. En efecto esta teología no niega que Jesús nos haya socorrido salvándonos del mal sino que sostiene que la dimensión de Dios de que Jesucristo viniera al mundo no fue motivada por el pecado sino por su amor originario e incondicional por nosotros.

 

 

El fraile que se mira en el último cuadro es el Beato Fr. Juan Duns Escoto. El Papa Juan Pablo II lo llamó "El cantor del Verbo Encarnado y el defensor de la Inmaculada Concepción" (crf. OSS. ROMA 1-4-2002).

 

El Beato Fr. Juan Duns Escoto, era escocés y vivió hace 700 años. Enseñaba en las Universidades de Oxford y de París; a él se debe también la defensa del dogma de la Inmaculada concepción de María. (Los cuadros son tomados de los vitrales que están en la Iglesia Inmaculado Corazón de María, zona 12, La Reformista, Ciudad de Guatemala).

 

 

 

Jesucristo está en medio de la creación como el Rey, el primer concebido dentro del plan de salvación, aunque haya entrado a este mundo tan sólo hace 2000 años.

Es que en Dios no existe el ayer y el mañana, sino que siempre y sólo el hoy, de manera que el primer concebido es el primero siempre. Como el protagonista de una obre: aunque entre al escenario después de tantos actores secundarios, el centro de la obra y el que le da el sentido es siempre él.

Junto al Protagonista Jesucristo esta su Madre, la Virgen María.

 

 

 

 Jesucristo es de todas las culturas porque es el modelo de todo ser humano. Todo se humano es infinitamente digno de respeto, pues cada rostro humano refleja la imagen del modelo.

 

 

 

 En el mundo ocurrió el accidente del pecado. Fue un accidente porque en la creación de Dios no estaba incluido. Pero, Jesucristo, como un buen médico que había venido para estar de fiesta con nosotros nos ofreció la medicina contra este mal que el corazón del ser humano concibe y, por cierto, sigue haciendo estrago; sin embargo Jesucristo es y será siempre victorioso, porque su amor es eterno e invencible.

 

 

 

 Jesucristo, nacido primero en el corazón amoroso de Dios, Trino y Uno, nació en el tiempo, de María de Nazaret, quien a El consagró todo su ser y su vida (esto significa, antes que todo, ser virgen), y así contribuyó a que todos pudiéramos "nacer de nuevo" a la vida eternamente feliz para la cual Dios nos había creado desde un principio, en Cristo. Por eso la Virgen María es nuestra madre, en lo que se refiere nuestra vida junto a Jesucristo. Con razón le agradecemos y le  pedimos que nos enseñe a amar a su Hijo Jesucristo, y la veneramos con afecto y respeto. Lo hacemos empleando palabras que están escritas en el Evangelio: el cántico de la Virgen (Magnificat), el saludo del Ángel Gabriel y el de Santa Isabel. La veneramos para obedecer al Evangelio y para acercarnos más a Jesucristo quien la amó con ternura de hijo. La Iglesia y los Santos han venerado a la Virgen por 2000 años, desde los Apóstoles hasta Madre Teresa de Calcuta...

 

 

 

 Jesús se hizo visible a la humanidad para llenarnos de vida integral, empezando por los que menos tienen: los pobres. Para ellos primero partió y multiplicó el pan no por motivos politiqueros sino por exigencias de amor, porque Dios es amor; de la misma manera que una madre se ocupa primero de los hijos más enfermizos.

Esto es lo que llamamos OPCIÓN PREFERENCIAL DE DIOS, DE JESÚS Y DE LA VIRGEN POR LOS POBRES (Cfr. CELAM, hacia el III Milenio, agosto de 1998).

 

 

 

 Por el motivo dicho en el cuadro anterior, serán las necesidades y los buenos criterios de los pobres a señalar el camino por el que tiene que caminar la Iglesia. Hoy los pobres piden a la Iglesia defender sus derechos fundamentales de la rapiña de los poderosos. La Iglesia, en cada uno de sus integrantes y comunitaria mente, tiene que ir por allí so pena de extraviarse. Mons, Romero transitó por este camino.

 

 

 

 En este cuadro están los tres misterios más bellos de nuestra salvación: el nacimiento, la Eucaristía, y la muerte y resurrección de Jesús. Son los tres misterios que más estaban en el corazón de San Francisco de Asís y del Hermano Pedro y constituyen la espiritualidad franciscana.

Mons. Gerardi simboliza la participación de los mártires a la obra de la redención del pueblo guatemalteco.

Aquí, también se enfatiza que Jesús no fue crucificado por decisión del Padre Dios sino por decisión de seres humanos; así ocurre en todas las cruces  y desgracias; estas cosas ocurren no por voluntad del Padre Dios sino por responsabilidad de seres humanos con nombre y apellidos los cuales hay que descubrir y denunciar para que el Reino de Dios, de amor-justicia-paz-verdad-santidad y vida, se establezca cuanto antes.

 

 

 

 Al final de esta nuestra historia, humana y divina a la vez, Cristo será todo en todos, y se revelarán los secretos y aparecerán con claridad cuánto algunas personas guatemaltecas, aquí representadas, han contribuido al avance del Reino de Dios, a pesar de ser despreciadas por los poderosos.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

You Might Also Like:

Edifica tu casa sobre la roca (I Jueves de Adviento)

December 5, 2019

La Fiesta en el Monte del Señor

December 4, 2019

1/15
Please reload